La Falsa Moderna Guerra Espiritual Y La Oración. Esta es otra de las áreas que alcanza esta falsedad espiritual y que causa mucho daño dentro del pueblo cristiano.

Esta es la tercera y última parte del estudio bíblico que hemos hecho sobre la falsedad de la moderna guerra espiritual y sus erróneas interpretaciones bíblicas sobre las que se levanta.

La falsedad de la moderna guerra espiritual y la oración

Veremos como la oración ha sido utilizada como instrumento de batalla en la moderna guerra espiritual, y cómo se ha tergiversado el poder que se nos ha concedido en este medio de gracia.

Menciono algunas frases dentro de la oración que en otro tiempo pronunciamos, y con ellas creíamos ejercer poder sobre las potestades espirituales haciéndolas huir:

  • Limpiar:

“Limpio los aires en el nombre de Jesús.”

  • Reprender;

“Reprendemos a satanás en el nombre de Jesús.”

  • Atar:

“Atamos al hombre fuerte en el nombre de Jesús.”

  • Romper cadenas:

“Toda maldición generacional sea cortada en el nombre de Jesús.”

  • Declarar:

“Te declaro libre de toda influencia satánica”, etc.

Y encontramos un repertorio amplio y muy bien manejado por los expertos en hacer huir demonios. Conocemos de oraciones que pasan a ser una ametralladora completa, donde se avientan disparos a diestra y siniestra creyendo que con más de alguna declaración vamos a impactar al demonio.

¿Dónde encontramos la falsedad de la moderna guerra espiritual y la oración de este tipo?

Para poder demostrar la falsedad de ese tipo de oraciones, basta con hacer memoria de la oración del Padre Nuestro para ubicarnos como debemos de librar la batalla en oración.

Mateo 6:13  Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria,(D) por todos los siglos. Amén.

¿Cómo debemos orar para hacer guerra a satanás? Debemos orar para que Dios nos libre de entrar en el proceso de la tentación, en el cual seriamos presa fácil de satanás, orando con la concepción clara de que es al Dios Omnipotente al que acudimos y el que nos librara,

No estamos orando a una fuerza impersonal, ni a un dios creado con manos de hombre. No estamos luchando con una fuerza del mal, estamos luchando con un ser que fue creado y que goza de un rango de autoridad y de influencia sobre los hombres.

No estamos hablando de un conflicto entre dos fuerzas igualmente poderosas, no hay espacio para un dualismo, el Señor reina, gobierna, y para Él es la gloria por toda la eternidad. Y satanás, que tampoco es una fuerza, sino un ser creado y que goza de poder, él permanece bajo el gobierno de nuestro Dios.

Mateo 26:41  Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

La instrucción bíblica es “velad y orad” con el propósito de obtener el pronto auxilio para no entrar en tentación”, para no ser presa fácil del engaño de satanás,   

Debemos de mantenernos vigilantes de nosotros mismos, de aquellas áreas débiles que aún nos aquejan, para fortalecerlas en la gracia divina ya que será en ellas donde seremos tentados, y es entonces cuando oramos “no nos metas en tentación.

Este tipo de oración nos lleva a reconocer nuestra pequeñez, nuestra debilidad y cuán necesitados somos de la ayuda divina. Es decirle al Señor “somos débiles” ayúdanos. Y no creernos fuertes en nuestra propia habilidad de orar para ponernos de “tu a tu” con satanás.

Cuando creemos que hemos sido revestidos de toda autoridad para reprender, atar y declarar, nos mostramos altivos y soberbios, independientes de Dios, y donde la gloria ha de ser nuestra cuando exhibimos la aparente profunda espiritualidad que confronta a los demonios y los hace huir!¡

Tomemos un ejemplo bíblico para ilustrar el principio de la oración correcta que hace frente a toda guerra espiritual, Es el ejemplo de Pablo y el aguijón de la carne que le asecha.

Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 2 Corintios 12:7-9 

Dios permitió un aguijón que el mismo apóstol Pablo describe como un mensajero de satanás que le acosa día a día, y que le lleva a utilizar  la oración como instrumento para hacerle frente a esa lucha contra ese mensajero de satanás.

Pero Dios usa al mismo Satanás para hacer cumplir su propósito con Pablo y con cada uno de sus elegidos. Ese mensajero de satanás cumple el propósito de abofetear a Pablo cada vez que se enaltece de sobremanera, Cumple el propósito de humillar a Pablo y hacerle dependiente del poder de Dios.

Ante esta realidad el apóstol no ora declarando y echando fuera demonios, No se pone al centro de la situación creyéndose superior al mismo satanás, ni menosprecia el poder de su mensajero. No hace una exhibición de todas sus habilidades para imponer manos y liberar.

Sino que ora suplicando, y hasta tres veces pide al Señor que se lo quite. Reconoce su pequeñez, su incapacidad para luchar contra el diablo, lejos del consejo mismo del Dios soberano que lo envió. Reconoce que satanás está al servicio de Dios y actúa conforme a la Voluntad divina.

Es en esa oración que el Señor le muestra cual es el propósito de mal que le acontece y le responde con un “bástate mi gracia”. No aleja al mensajero de Satanás, esté es un instrumento en manos de Dios y estará donde el Señor le ponga hasta cumplir la función para la cual fue enviado.

Si fuera en nuestros tiempos lo normal hubiese sido un constante declarar, reprender, atar, echar fuera demonios, de allí que podamos reflexionar cuan equivocados podríamos estar creyendo que de esa manera le hacemos la guerra  a satanás

Debemos detenernos y pensar que quizá ese tipo de proceder solo ayuda a más confusión, de manera que le estamos haciendo el favor satanás abriendo el espacio y propiciando situaciones para que  siga engañando y confundiendo.

Reconozcamos que satanás huirá de nosotros solamente si nos sometemos a Dios y a su soberana voluntad para la vida de sus hijos.

Santiago 4:7  Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

El único que puede reprender a satanás es Dios mismo. (Para mayor información ver http://iglesiapactograciamaranatha.org/te-reprendo-satanas-2/

Conclusión.

Es una situación triste estar ocupado en perseguir al diablo y dejar a Cristo, en creer estar echándolo fuera cuando lo más probable es que se está trayendo dentro, creerse un súper espiritual cuando no se practica la santidad, el arrepentimiento, el renunciar a lo pecaminosos y vestirse cada día del nuevo hombre.

Es trágico pensar que hay dos fuerzas igual de poderosas compitiendo por ver quién gana la batalla y quien gana el alma de la persona, cuando sabemos que solo hay un único Creador de todo lo que existe y que es Soberano sobre toda su creación,

Y que Cristo venció a satanás en la cruz del calvario y que su iglesia es victoriosa porque lo ha vencido en Cristo, y por el testimonio de su palabra, la proclamación del evangelio.

Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Apocalipsis 12:11 

 

 

Bibliografía.

Julio Benítez, El Conflicto espiritual,

Simón Kistemaker, Comentario a 1 y 2 Pedro y Judas, Pag.316.

Diccionario VINE NT, significado de palabras en griego “armadura”, e-Sword.

Biblia RVA 60.

Biblia DHH.

 

 

 

 

 

.